Valora este artículo
(14 votos)

           Estos días se puede ver, en uno de los canales privados de televisión, una campaña pidiendo la incorporación obligatoria de una asignatura de educación vial en el currículo escolar. Me parece una buena propuesta y me uno a ella. Y aprovecho la circunstancia para lanzar otra petición: ¿por qué no tener una asignatura obligatoria de Educación Afectiva y Sexual? Considero interesante y hasta necesario, ofrecer, desde las escuelas, la posibilidad a todo el mundo de aprender unas nociones básicas en cuanto a afectividad y sexualidad. Por Ley debe estar incluida en el currículo educativo, aunque no se especifica dónde. Si antes se daba, aunque reduciéndolo todo a conceptos relacionados con la reproducción, en la asignatura de Educación para la Ciudadanía y Los Derechos Humanos, ahora con la ley del ministro Wert ni siquiera esto. En algunos centros se da dentro de las actividades extraescolares y siempre enfocada a la contracepción y la profilaxis. ¿Pero qué hay de las habilidades sociales, de la asertividad para poder ser protagonista de sus "noes" y "síes", de la parte emocional, de las relaciones afectivas, de la diversidad y orientación del deseo, del amor, de la tan relacionada con el tema "autoestima", la autoimagen, la masturbación, la primera vez...? En un gran porcentaje de los centros, se imparten en las asignaturas relacionadas con las ciencias naturales y biología, centrándose en lo referente a la parte anatómica, en cómo evitar el embarazo y las ITS (infecciones de transmisión sexual). ¿No deberían también pensar en los motivos por los que han de ponerse los preservativos, además de aprender cómo ponérselos?  Creo que es hora de desligar en la medida de lo posible esta materia de la política en este país. Como ya se hace en otros paises de los que deberíamos tomar nota, como Suecia y Dinamarca, donde se incluye, en todos los niveles académicos, la educación afectivo-sexual, adaptándose a las distintas edades el contenido a impartir, y no referido sólo al aspecto biológico. En esta era digital, tenemos al alcance de la mano bastante información, pero no así tanta formación. Si los mismos aprendices obtuvieran el aprendizaje que necesitan, serían unos buenos orientadores en el futuro para sus propios hijos.

Modificado por última vez en Lunes, 27 Abril 2015 18:42